EL GRIPÓMETRO


TASAS ACTUALIZADAS CAMPAÑA 2017


 

EL GRIPÓMETRO


¿Qué es?

A pesar del deseo de la OMS de llegar a una cobertura de vacunación de la gripe para el año 2015 del 75% en los colectivos denominados “de riesgo”, lo cierto es que la mayoría de países europeos no han alcanzado ese objetivo. En el caso de los profesionales sanitarios, la tasa de vacunación contra la gripe para la temporada estacional 2015-2016 fue únicamente del 31,5%.

Con el objetivo de concienciar a los grupos de población recomendados y a los profesionales de la necesidad de aumentar las tasas de vacunación, Sanofi Pasteur pone en marcha el Gripómetro, un estudio demográfico que cuenta con el respaldo de las Autoridades Sanitarias y de numerosos expertos, para monitorizar la cobertura de ambos colectivos y de esa manera poder disponer de datos fiables de la evolución de la campaña de vacunación a tiempo real.


¿Qué metodología se emplea?

La metodología se basa en la combinación de entrevistas online y telefónicas de 10 minutos de duración de promedio a una muestra de la población de entre 18 y 80 años. El ámbito geográfico es nacional pero se obtienen datos específicos de todas las Comunidades Autónomas.

La selección de las personas participantes se realiza bajo un diseño muestral aleatorio en primera instancia y, para la última sección de la muestra, se lleva a cabo una selección por cuotas.

El estudio se desempeña a través de 1.450 entrevistas a población general, realizando el trabajo de campo de forma semanal. Para cada entrevista, se estima una media de 2,3 personas por hogar. De esa manera,  se alcanzarán 3.335 respuestas para el cálculo de la intención de vacunación.

Además, también se realizarán 375 entrevistas a profesionales sanitarios, tanto de atención primaria como de enfermería.
El estudio comenzó a principios de noviembre y se alargará hasta el final de la Campaña de Vacunación de la gripe, en diciembre de 2017.

LA GRIPE

¿Qué es?
 

La gripe es una enfermedad vírica altamente infecciosa que produce epidemias cada año. La enfermedad se propaga principalmente a través de gotículas infecciosas (con virus) cuando la gente tose y estornuda y por propagación indirecta al entrar en contacto con manos u objetos contaminados. El tiempo de incubación oscila entre uno y cinco días, con un promedio de dos días.



Las epidemias y brotes de gripe se presentan en diferentes patrones estacionales, dependiendo de la región del mundo. Para los países de zonas climáticas templadas (como los países europeos), las epidemias estacionales de gripe normalmente se producen durante el invierno. En la mayoría de países, las epidemias suelen durar 4 meses, aunque el pico de incidencia se produce en un periodo de tiempo de 1 a 2 meses.

Hay tres tipos de gripe estacional: A, B y C (el tipo C ocurre con mucha menos frecuencia que los tipos A y B y causa una enfermedad respiratoria leve). Los virus de la gripe tipo A se clasifican en subtipos según diferentes combinaciones de antígenos de la superficie vírica (hemaglutinina y neuraminidasa). Actualmente, los subtipos A(H1N1) y A(H3N2) son los responsables de las epidemias estacionales. La gripe B es más estable que la gripe A, con menor desviación antigénica y consecuente estabilidad inmunológica, aunque con los años, la distancia genética de los linajes de la gripe B está aumentando y actualmente ya causa una carga clínica y económica significativa. Se conocen dos linajes antigénicamente distintos de virus de la gripe B: B/Yamagata y B/Victoria.


 
 
¿Cuáles son sus efectos?


Físicos

Los síntomas se caracterizan por fiebre alta, dolor de cabeza, dolores musculares y articulares y cansancio extremo. Se puede acompañar de tos seca, dolor de garganta y abundante secreción nasal. Cuando se produce en personas sanas, suelen recuperarse en el plazo de una semana y sin necesidad de atención médica. No obstante, en las personas con alto riesgo, la gripe puede presentar complicaciones como bronquitis, neumonías que pueden requerir el ingreso hospitalario, o incluso la muerte. Sin embargo, en algunos casos, la enfermedad puede no presentar síntomas.



Socioeconómicos

La gripe constituye una carga socioeconómica sustancial para la sociedad en términos de recursos sanitarios destinados a su atención, como el aumento del número de consultas, hospitalizaciones, tratamientos de complicaciones clínicas y un mayor consumo de medicamentos y  de absentismo laboral.

La enfermedad tiene lugar a nivel mundial, con una importante tasa de incidencia anual, del 5%–10% en adultos y del 20%–30% en niños. La población en riesgo de infección por gripe en la Unión Europea se estimó en 223,4 millones en el año 2006, lo que representa el 49,1% del total de la población (25 estados miembro en el año 2006). En España, se estima que la gripe es responsable de un promedio de entre 8.000 y 14.000 muertes anuales.



Por otro lado, la OMS señala que el impacto total estimado de una epidemia de gripe (incluidos los costes directos e indirectos) en los países industrializados podría alcanzar los 57 millones de euros por cada millón de personas. En España se calcula que los costes totales de la gripe por temporada alcanzan los 250 millones de euros, siendo el coste indirecto de atención en los pacientes ambulatorios 3,5 veces superior al coste directo sanitario. El coste total de la gripe por temporada se sitúa por encima de la partida total del gasto en vacunas en España que, en el año 2012, ascendió a 227,5 millones de euros.

GRUPOS DE RIESGO

La gripe afecta a todos los grupos de edad, con proporciones que varían de año en año según los virus dominantes y el nivel de inmunidad de la población.

Un modelo de Ryan et al. (2006) en 25 países europeos, estimó que hasta 223,4 millones de personas se clasifican como grupo de riesgo de contraer la gripe; lo que representa el 49,1% de la población.
  

Mayores de 65 años

La gripe es una de las diez principales causas de mortalidad en las personas mayores de 65 años, siendo la tasa más alta de muertes asociadas por gripe de todos los grupos de alto riesgo. El riesgo de muerte por gripe es 10 veces mayor en personas de 65 años o más en comparación con los adultos jóvenes.



La carga de hospitalización entre la población mayor de 65 años también es elevada. En España, el riesgo de hospitalización por gripe se multiplica por 3,5 entre los 65 y los 79 años, y por 5,9 en los mayores de 80 años.

En España, la cobertura de vacunación de este colectivo fue del 55,5% durante la temporada estacional 2016-2017, 20 puntos por debajo del objetivo marcado por la OMS.
  
Personas con enfermedades crónicas

Con independencia de la edad, las personas con enfermedades crónicas específicas están en alto riesgo de contraer gripe y de padecer complicaciones graves asociadas. Así pues, una proporción significativa de las hospitalizaciones y muertes se dan entre las personas con enfermedades subyacentes. 



En España, según el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, la vacunación es especialmente importante para los niños mayores de 6 meses y los adultos que presentan enfermedades incluidas en las siguientes categorías:
  • Enfermedades crónicas cardiovasculares o pulmonares, incluyendo la fibrosis quística y el asma
  • Enfermedades metabólicas como, por ejemplo, la diabetes
  • Obesidad mórbida
  • Insuficiencia renal
  • Hemoglobinopatías, anemias y asplenia
  • Enfermedad hepática crónica
  • Enfermedades neuromusculares graves
  • Inmunosupresión
  • Implante coclear o en espera del mismo
  • Trastornos y enfermedades que conllevan disfunción cognitiva

 Profesionales sanitarios

Los trabajadores de los centros sanitarios son un grupo prioritario para la vacunación contra la gripe, ya que tienen un mayor riesgo de infección en comparación con la población adulta en general.

Además, los profesionales sanitarios que asisten al trabajo a pesar de estar enfermos, pueden desempeñar un papel fundamental en el contagio de virus de la gripe a los pacientes de alto riesgo que estén bajo su cuidado en los centros sanitarios. Esta transmisión del virus de la gripe de los profesionales sanitarios a los pacientes es una de las fuentes principales de infección para los pacientes con condiciones de alto riesgo.
 


Está demostrado que en hospitales con programas activos de vacunación de sus empleados se logró disminuir la incidencia de la gripe en el personal de hasta un 88% y reducir la mortalidad por complicaciones de esta infección en los pacientes cercana al 50%.


Mujeres embarazadas

Las mujeres embarazadas son el grupo de riesgo más importante para la vacunación contra la gripe estacional. En su Documento de Posición revisado sobre las vacunas contra la gripe, la OMS recomienda que los países que estén considerando la posibilidad de instaurar o expandir los programas de vacunación contra la gripe estacional, deben conceder máxima prioridad a las mujeres embarazadas.

Esta recomendación se basa en evidencia concluyente de un riesgo considerable de enfermedad gripal grave en este grupo y en la evidencia de que la vacuna contra la gripe estacional es segura y eficaz en la prevención de la enfermedad en mujeres embarazadas, así como en sus recién nacidos.

Las mujeres embarazadas tienen un mayor riesgo de enfermedad grave y muerte por gripe, especialmente si padecen comorbilidades como asma, diabetes mellitus u obesidad.



Padecer la gripe durante el embarazo también puede estar asociado con la mortalidad prenatal, la prematuridad, un menor tamaño neonatal y un menor peso al nacer.
 

Niños de entre 6 meses y 5 años de edad

Los niños de 6 a 23 meses de edad experimentan una alta carga de enfermedad grave. La reciente orientación del Centro Europeo Para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC) aconsejó la vacunación de los niños contra la gripe estacional. La protección en este grupo de edad requiere dos dosis de vacuna para los sujetos que no estuvieran previamente vacunados, y la eficacia de la vacuna es particularmente dependiente de la correspondencia de las cepas de la vacuna con los virus circulantes. Los niños de 2 a 5 años también tienen una alta carga de la enfermedad, aunque menor que los menores de 2 años, y deben recibir 1 dosis de vacuna.


VACUNAS CONTRA LA GRIPE

Las vacunas antigripales pueden ser inactivadas (elaboradas con virus muertos) o bien atenuadas (elaboradas a partir del virus debilitado). Las vacunas antigripales trivalentes autorizadas internacionalmente contienen los subtipos, H3N2 y H1N1, concretamente dos cepas del virus de tipo A y una del virus del tipo B. En el caso de las vacunas antigripales tetravalentes se incluyen dos cepas del virus B. La mayoría de las vacunas antigripales actuales son vacunas inactivadas trivalentes que se han desarrollado o en huevos de gallina, o bien en cultivo de células autorizadas.

Según el Consejo Europeo, la vacunación representa una de las herramientas de salud pública más efectivas y, de hecho, coste-efectivas. Además, el Consejo alienta a los países de la UE a que ofrezcan una vacunación apropiada a los grupos de población considerados en riesgo en términos de enfermedades específicas y consideren la inmunización más allá de la infancia y la niñez mediante la creación de programas de vacunación a lo largo de toda la vida.



¿Cómo se fabrican?

La investigación sobre vacunas es un proceso largo, complejo y costoso. Dado que las vacunas son productos biológicos fabricados a partir de microorganismos vivos, su ciclo de desarrollo difiere bastante del de otros productos farmacéuticos:
  • Fase exploratoria: comprender la enfermedad, sus datos epidemiológicos y las proteínas (antígenos) que deben utilizarse para prevenirla o tratarla.  
  • Fase preclínica: evaluar la seguridad de los antígenos y seleccionar la mejor vacuna posible.
  • Desarrollo clínico: participan de 10 (fase I) a 1.000 personas (fase III) en estudios clínicos y se producen los primeros lotes de vacunas (lotes clínicos y lotes industriales a los efectos de cumplimiento).
  • Autorización reglamentaria: todos los datos recopilados en las fases previas se envían para su aprobación a las autoridades sanitarias correspondientes.
  • Control de calidad: cerca del 70% del tiempo de producción está dedicado al control de calidad.
  
 ¿Son seguras las vacunas?

Las vacunas son los medicamentos más seguros que existen, pues para su autorización han debido realizarse más estudios y controles que con ningún otro medicamento, principalmente porque están destinadas mayoritariamente a personas sanas. Los estudios de seguridad (que no produzcan efectos adversos graves o indeseables) incluyen a miles de personas. Posteriormente a su autorización y comercialización, estos estudios de seguridad se mantienen de manera muy estricta.

Los principales efectos adversos de la vacunación antigripal son locales: dolor, inflamación y enrojecimiento en el lugar de administración. Estos síntomas desparecen en uno o dos días sin tratamiento. De forma poco frecuente puede aparecer febrícula, malestar general, escalofríos, cansancio, dolor de cabeza, dolores musculares y de las articulaciones a las 6-12 horas de la vacunación. Considerando que se trata de vacunas con virus inactivados, estos no tienen capacidad para producir la enfermedad.


Contraindicaciones y precauciones
  • La vacuna de la gripe no debe administrarse en los menores de 6 meses de edad.
  • La vacuna contra la gripe desarrollada en huevo embrionado está contraindicada en las personas con episodios previos de hipersensibilidad grave al huevo u a otros componentes de la vacuna.
  • Si una persona ha presentado un Síndrome de Guillain-Barré en las 6 semanas posteriores a la administración de una dosis previa de vacuna frente a la gripe, debe tenerse precaución al administrarla, aunque no está contraindicado.
  • Si se tiene una enfermedad aguda con fiebre alta debe esperarse hasta que la situación remita.



Falsas contraindicaciones

La vacuna de la gripe no está contraindicada en caso enfermedad leve (con o sin fiebre), de convalecencia de una enfermedad aguda (infecciosa o no), de reacción (no anafiláctica) a una dosis previa de la vacuna, de lactancia materna o de contacto con personas con factores de riesgo.



Referencias:

World Health Organization. WHO Influenza Factsheet 211: Prevention and control of influenza pandemics and annual epidemics April 2009; Available from: www.who.int/mediacentre/factsheets/fs211/en/
Paget, J., et al., Influenza activity in Europe during eight seasons (1999-2007): an evaluation of the indicators used to measure activity and an assessment of the timing, length and course of peak activity (spread) across Europe. BMC Infect Dis, 2007. 7: p. 141.

Paul Glezen, W., et al., The burden of influenza B: a structured literature review. Am J Public Health, 2013. 103(3): p. e43-51.

Ryan, J., et al., Establishing the health and economic impact of influenza vaccination within the European Union 25 countries. Vaccine, 2006. 24(47-48): p. 6812-6822.

Leon-Gomez, I., et al., [Excess mortality associated with influenza in Spain in winter 2012]. Gac Sanit, 2015. 29(4): p. 258-65.

Commission Of The European Communities. Proposal for a council recommendation on seasonal influenza vaccination. July 13, 2009; Available from: http://www.epha.org/IMG/pdf/seasonflu_rec2009_en.pdf.

World Health Organization. Weekly epidemiological record - Influenza vaccines WHO position paper, 80, No 33, p 277-288. August 19, 2005; Available from: www.who.int/wer/2005/wer8033.pdf.

Galante, M.G., O.;Sicuri, E.;Cots, F.;Garcia-Altes, A.;Ferrer, M.;Dominguez, A.;Alonso, J., Health services utilization, work absenteeism and costs of pandemic influenza A (H1N1) 2009 in Spain: a multicenter-longitudinal study. PLoS ONE [Electronic Resource], 2012. 7(2): p. e31696.

Instituto Nacional de Estadística, I., Contabilidad Nacional Trimestral de España. Base 2010. Cuarto trimestre 2016.

Deloitte, El valor social de las vacunas. Elementos de reflexión para facilitar el acceso. 2015.

Center for Disease Control and Prevention, Recommendations of the Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP). Morbidity and Mortality Weekly Report, 2002: p. 1-34.

Ramos, J.M.G.-N., M. M.;de la Aleja, M. P. G.;Sanchez-Martinez, R.;Gimeno-Gascon, A.;Reus, S.;Merino, E.;Rodriguez-Diaz, J. C.;Portilla, J., Seasonal influenza in octogenarians and nonagenarians admitted to a general hospital: Epidemiology, clinical presentation and prognostic factors. Revista Espanola de Quimioterapia, 2016. 29(6): p. 296-301.

ECDC., Seasonal influenza vaccination and antiviral use in Europe – Overview of vaccination recommendations and coverage rates in the EU Member States for the 2013–14 and 2014–15 influenza seasons. 2016.

Rothberg, M.B., S.D. Haessler, and R.B. Brown, Complications of viral influenza. Am J Med, 2008. 121(4): p. 258-64.

World Health Organization. Weekly epidemiological record - Vaccines against influenza WHO position paper, 87, No. 47 p 461–476. November 23, 2012; Available from: www.who.int/wer/2012/wer8747.pdf .

Ministerio de Sanidad, S.S.e.I., La Gripe. 2017.

Salgado, C.D., et al., Influenza in the acute hospital setting. Lancet Infect Dis, 2002. 2(3): p. 145-55.

Mosby, L.G., S.A. Rasmussen, and D.J. Jamieson, 2009 pandemic influenza A (H1N1) in pregnancy: a systematic review of the literature. Am J Obstet Gynecol, 2011. 205(1): p. 10-8.

Hewagama, S., et al., 2009 H1N1 influenza A and pregnancy outcomes in Victoria, Australia. Clin Infect Dis, 2010. 50(5): p. 686-90.

Jamieson, D.J., et al., H1N1 2009 influenza virus infection during pregnancy in the USA. Lancet, 2009. 374(9688): p. 451-8.

Mendez-Figueroa, H., C. Raker, and B.L. Anderson, Neonatal characteristics and outcomes of pregnancies complicated by influenza infection during the 2009 pandemic. Am J Obstet Gynecol, 2011. 204(6 Suppl 1): p. S58-63.
Pierce, M., et al., Perinatal outcomes after maternal 2009/H1N1 infection: national cohort study. BMJ, 2011. 342: p. d3214.

World Health Organization. Weekly epidemiological record - Vaccines against influenza WHO position paper, 87, No. 47 p 461–476. November 23, 2012; Available from: www.who.int/wer/2012/wer8747.pdf .

 
Union., C.o.t.E., Council conclusions on vaccinations as an effective tool in public health. Employment, Social policy, Health and Consumer affairs Council meeting Brussels, 1 December 2014. 2014, Press office - General Secretariat of the Council. Brussels.


Esta web está diseñada para residentes en España. El contenido que se proporciona es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de tu médico.

Este sitio está dirigido solamente a residentes en España.
Última actualización: 02 noviembre 2017
Copyright © 2017 Sanofi